ENTREVISTA EN LA REVISTA PHOTO MAGAZINE BRASIL

 

La fotografía contemplativa de Guillermo De Angelis

 

Diseño, arquitectura y una dosis de filosofía forman el universo fotográfico del argentino de Rosario, Guillermo De Angelis. Fue durante su residencia en Madrid que la fotografía “comenzó a manifestarse casi con urgencia” para De Angelis. “Como una forma de atesorar retazos” afirma. Dos de sus series – Haikus y Ausencia – ofrecen toda contemplación que está en su lenguaje como fotógrafo.“En primer lugar la fotografía fue una necesidad, un reflejo, una pulsión”, afirma De Angelis. “Luego con el tiempo, y sobre todo con la distancia se tornó una manera de expresión.”Hoy, De Angelis reside en Rosario y vive exclusivamente de la fotografía luego de incursiones en diseño, arquitectura y filosofía que ayudó mucho en la construcción de su obra. “Cada uno de los estudios que cursé, más por curioso que por aplicado, fueron dejando su marcada utilidad: el diseño me acercó los colores, la composición, las bellas artes; la arquitectura: el contexto, el espacio, la abstracción; y la filosofía: como combinar todo lo anterior.”

 

En su página web hay un pensamiento claro sobre el sentimiento de la fotografía de De Angelis: "Entre las muchas formas de combatir la nada, una de las mejores es hacer fotografías." , una frase de Julio Cortázar. El fotógrafo argentino desfila su serie de imágenes, en su mayoría haciendo hincapié en el blanco y negro. Sobre la dualidad de color y blanco y negro, comenta el fotógrafo: “Una vez a un guitarrista famoso le preguntaron porque siempre usaba camisa negra para sus conciertos a lo que respondió que si usaba una camisa de colores, su camisa llamaría más la atención que su música. Depende de lo que trate de mostrar utilizo un recurso u otro. Pero creo que sin darme cuenta voy prefiriendo el blanco y negro.”

Otra característica que marca las imágenes de sus series, es el bautismo de cada  una  de ellas  con  nombres  sugestivos  para  los que verdaderamente las contemplan. “No puedo adentrarme en esas calles unidireccionales de imagen o palabras. No estoy seguro que una imagen valga más q mil palabras ni viceversa. Salvo excepciones, cuando veo una imagen vuelan a mi cabeza un ovillo de palabras   y   cuando   leo,  de  la  misma   manera,  muchas  imágenes.  

No logro disociarlas ni intuyo que sea enriquecedor. Como dijo alguien: es interesante considerar, si las palabras no son fundamentales para pensar”, ejercita su filosofía de autor. También pone de relieve el hecho de que sus imágenes pueden remitir a reflexión: “Si en algunas personas mis fotografías actúan como un detonador de algún tipo de reflexión o interpretación más allá de una mera simpatía estética, es una buena noticia.”De Angelis reconoce que sus inspiraciones se centran especialmente en la pintura y la literatura, así como la música. En la esfera de la fotografía cita a el clásico Elliot Erwitt o el joven Alexander Gronsky. Nombres que no se aproximan a su lenguaje, esta mucho más referenciado en la pintura y la literatura. Resumiendo, De Angelis comenta cada una de las dos series que se muestran. Sobre el trabajo en conjunto, deja el mensaje: “Cada uno de estos proyectos fueron elaborados con el mismo criterio, reconozco una debilidad ante el detalle. Prefiero el gesto a una señal, el susurro a un grito, lo cálido a lo caliente. La insinuación.”

1
1
2
2
3
3